Menu

Industria advierte sobre dificultades para baja en costos de energía en el corto plazo

tercera

René Muga, gerente general de la Asociación de Generadoras: “Bajar costos marginales es una meta ambiciosa”

La escasa oferta de generación eléctrica en el país ha impulsado los costos marginales de la energía a sus niveles más altos históricamente. Sólo el año pasado promediaron US$ 151 por MW/h, cifra que el gobierno busca bajar en 30% durante su período de cuatro años. Según René Muga, gerente general de la Asociación de Generadoras, eso solo se puede conseguir con la entrada de energía más eficiente que desplace al diésel del sistema, combustible que se ocupa de apoyo ante la falta de otros y fija la referencia para el costo final.

¿Cree que es posible reducir los costos marginales y de qué forma?

Bajarlos en 30% es una meta ambiciosa y vamos a tener que discutir cuáles son los supuestos para resolver eso.

Con nuevas inversiones, apela el gobierno…

No es mucha la nueva inversión, desafortunadamente, que puede agregarse en los años de gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet en tecnologías eficientes de generación, porque son proyectos que tienen un largo período de desarrollo.

¿El gas ayuda en ese camino? Es más eficiente que el diésel...

Se está haciendo una apuesta por obtener condiciones más favorables de suministro de GNL (gas), pero cuyos escenarios habrá que ver si se pueden materializar o no desde el punto de vista de si son o no favorables.

¿En qué sentido?

Bajar los costos marginales es un objetivo que sólo se consigue si comenzamos a agregar al ritmo que este país necesita nueva generación eficiente de energía.

Ese es el GNL que propone el gobierno, ¿no?

No necesariamente. El GNL hoy es una alternativa a la generación a carbón más cara. Hay quienes son muy optimistas hoy día con ese combustible y otros no tanto, pero lo que sí está claro es que debe haber una diversificación.

¿Usted es de los optimistas con el gas?

Dadas las características del mercado chileno, distante y pequeño, de enfrentar un aumento del consumo de gas natural en otros mercados que son competidores, se genera un alto nivel de incertidumbre. No es seguro que el gas vaya a tener un precio que sea competitivo con el carbón en el mediano plazo.

Rodrigo Castillo, director ejecutivo de la Asociación de Empresas Eléctricas: “Expectativa para próximos cinco años es pesimista”

En 25% planea reducir el gobierno los precios de las licitaciones de suministro eléctrico en los próximos 10 años para los hogares. Así lo afirmó ayer la Presidenta Michelle Bachelet, tras presentar las medidas de la agenda energética. Sin embargo, cumplir esa meta puede ser más difícil de lo planeado.

La última licitación de noviembre de 2013 arrojó un precio de US$ 129 por MW/h, el doble de los US$ 60 por MW/h de 2007, año en que debutó este sistema. Parte de la solución, dice Rodrigo Castillo, director ejecutivo de la Asociación de Empresas Eléctricas, tiene que ver con mayor generación y la entrada de energía más eficiente al sistema.

¿Es posible bajar los precios en el corto plazo?

Con soluciones de mercado, eso es muy difícil. La verdad es que hoy día la expectativa para los próximos cinco años es bastante pesimista respecto de la posibilidad de agregar con velocidad una gran cantidad de nueva energía.

¿Qué podría acelerar una baja en los precios?

Parte del desafío está, y lo plantea la agenda energética, en aprovechar la capacidad a gas y, en segundo lugar, las ERNC. Sin embargo, todos estos elementos son acotados y la tendencia en los próximos cinco años va a ser al alza.

¿Desde cuándo podrían verse efectos a la baja en las cuentas?

El objetivo es la reducción del costo de la energía en el largo plazo, lo que podría comenzar a verse alrededor de 2020.

Es decir, durante este gobierno, las cuentas de la luz sí van a subir…

Desgraciadamente, sí. Pero también queremos dar tranquilidad de que esos aumentos para este primer período serán relativamente acotados y que, al mismo tiempo, las próximas licitaciones colaboren en, por lo menos, no aumentar en forma importante esa brecha de precios.

¿Relativamente acotados en cuánto?

No me atrevo a dar esos pronósticos, porque justamente hay licitaciones que comienzan suministro este mismo año, es decir, no estamos hablando del futuro. Sin embargo, para los años 2015, 2016 y 2017, estamos hablando todavía de aumentos en el costo de la energía acotados, entre el 3% y 6% (en las cuentas finales de los clientes).

LINK LA TERCERA

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Prensa

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin