Menu

Columna de Opinión: “Luz para ellos, luz para nosotros”

Durante el invierno de 2017, conocimos a los dirigentes del movimiento “Luz para ellos”. En su gran mayoría, madres que planteaban la necesidad de dar un tratamiento especial a los pacientes electrodependientes. Es decir, aquellos enfermos cuya vida depende de mantenerse conectados a un equipo médico que utiliza energía eléctrica para poder funcionar.

Comenzamos a trabajar en una mesa multisectorial entre el Ministerio de Energía, la Superintendencia de Electricidad y Combustibles, las empresas distribuidoras de electricidad que representamos, parlamentarios de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados y dicha agrupación. El resultado fue anunciado públicamente en diciembre pasado.

Primero, darles a estos pacientes atención preferencial, como la pronta entrega de respaldos en caso de interrupciones de suministro, para que no se alcance a afectar el funcionamiento de sus equipos. Segundo, en caso de no pago de la cuenta eléctrica, no se les interrumpirá el servicio, asimilándolos al caso de hospitales o centros de salud. Y tercero, un compromiso de bonificación del total de los consumos de aquellos artefactos relacionados con la condición médica de electrodependiente, para palear los gastos extraordinarios en energía en los que incurren sus familias.

Se estudió la posibilidad de un proyecto de Ley, sin embargo, con el tiempo, y mientras más y mejor nos conocíamos, fuimos llegando a una conclusión de algún modo evidente. Los tiempos de tramitación normales de una ley no son compatibles con los tiempos de la lucha diaria de estas familias.

Decidimos implementar la totalidad de los beneficios que se habían solicitado, de manera voluntaria y sin la necesidad de esperar una tramitación legislativa. Con los días, nos dimos cuenta que no sólo tomamos la decisión correcta en colaborar, sino también del gran privilegio de conocer y reconocer la grandeza de algunos de los chilenos que más mal lo pasan.

Desde el primer momento nuestro diálogo fue franco y directo. Sus peticiones justas y dignas. Este logro es de ellos, porque su fortaleza y perseverancia nos enseñó a todos que esto no es sólo un asunto de responsabilidad social de las empresas, es un asunto de justicia, de respeto y de empatía. De relaciones humanas.

Publicada hoy en Diario Financiero 

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Prensa

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin