Menu

Entrevista Director Ejecutivo EEAG: “El gran legado de este gobierno será en materia energética”

Captura de pantalla 2018-01-23 a la(s) 11.13.28

El líder del gremio defiende también el plan de expansión de distribución que impulsa la CNE y la inversión que este representa.

A pesar de las contingencias como los incendios o el temporal de nieve que afectó a Santiago y que pusieron en tela de juicio al sistema eléctrico nacional, el director ejecutivo del gremio de las Empresas Eléctricas, Rodrigo Castillo, sostiene que desde muchos puntos de vista fue “un año exitoso”. Enumera: los precios históricos de la última licitación, los avances en calidad de servicio, la interconexión de los sistemas eléctricos, y la gestión del gobierno actual.

– ¿Cómo evalúan el cierre del 2017 para las empresas eléctricas?

– El año tuvo cosas muy buenas: se interconectaron los sistemas, se consolidó una nueva regulación para la transmisión, con nuevas reglas y estándares y nuevamente hubo récord de precio en licitaciones. Sin embargo, también es cierto que hubo eventos climáticos completamente inusitados para Chile. Ahora, en el contexto definitivo nuestra evaluación es positiva porque más allá de estos eventos, creemos que el foco está en la mejora de calidad, especialmente del servicio para los clientes regulados de la mano de la implementación de la norma técnica, que nos permite mirar el futuro con optimismo.

– En cuanto a la licitación, además del precio, se ha dicho que fue un poco apresurada, considerando que entrará en funcionamiento recién en 2024.

– Cuando te encuentras con que en la última licitación hubo siete veces más oferta que demanda yo te diría que probablemente es el propio mercado el que está respondiendo a esa pregunta y que, con su interés por esta licitación, manifiesta que era coherente con la idea de mantener a Chile como un foco de inversiones extranjeras. Se podría haber desfasado un año, pero hubiese enfriado el interés de los inversionistas en nuestro país.

– Con los avances vistos en el sector ¿cree que en temas de energía estará el mayor legado de este gobierno?

– No sé si es lo que se quiere, pero lo será. Al menos desde la perspectiva económica, el gran legado de este gobierno será en materia energética. Se trata de un todo, donde el desarrollo de las energías renovables es lo más visible, pero hay algo más amplio que se refleja especialmente en una forma de discutir y desarrollar políticas públicas en energía, que es un sector dialogante. Este debiese ser el gran legado para el futuro de cómo hacer política pública.

-¿Cuáles serían los desafíos del próximo gobierno?

– Está pendiente la gran reforma de distribución, pero también la movilidad eléctrica. Cada día un constructor declara que dejará de construir autos a combustión interna y que avanzará a los autos eléctricos. Si uno proyecta los próximos 4 años, imagino una industria muy diferente a la de hoy.

“Críticas que no comparto”

El plan de expansión que impulsa actualmente la Comisión Nacional de Energía ha contado con reparos de algunos sectores, principalmente desde las mineras, que tendrán que hacerse cargo de gran parte de los US$ 3.170 millones en inversión que requiere la estrategia y que acusan sesgos que favorecen a cierto tipo de energías, así como de un apuro injustificado en el lanzamiento del concurso.

No obstante, desde el gremio de las eléctricas apoyan al proceso y apuntan a que este es un plan necesario y acorde al desarrollo energético del país.

– ¿Cómo ven desde el gremio el plan de expansión impulsado por el gobierno?

– Ha habido crítica en ambas direcciones, pero la planificación tiene un mecanismo de corrección, porque primero estos son informes preliminares sujetos a comentarios. En segundo lugar, quien se sienta perjudicado por una proyección tiene la oportunidad de ir al panel de expertos. Son críticas que no comparto, pero la gente tiene las herramientas para tener ese debate con un panel de expertos que no depende de autoridades, ni de las empresas.

– Pero los clientes regulados no necesariamente cuentan con tanta especialización, con la experticia como para presentar observaciones de este tipo.

– Estoy de acuerdo, pero ese es el motivo por el que se pueda ir al panel de expertos, además, no todos los clientes son igualmente inexpertos: las mineras tienen toda la capacidad para plantear sus diferencias, al igual que las generadoras.

– Lo que llama la atención es el monto de inversión, superior por lejos al de años anteriores: US$ 3.170 millones.

– Lo que ocurre es que es una nueva ley, un nuevo sistema y nuevos desafíos. En el pasado, la transmisión era una especie de pariente pobre de la generación, dado que era pagada en un 80% por las generadoras y normalmente estábamos llegando tarde, lo que provocaba problemas de competencia y congestiones en el sistema.

– ¿No hay una premura en el plan, como dicen las mineras?

– Las congestiones en el pasado, por tener un sistema eléctrico demasiado restringido, generaron costos para el país que superan en ordenes de magnitud cualquier diferencia que puede haber con el precio que tendrá que pagar el cliente por una transmisión más holgada. Es mucho más caro quedarse corto en la transmisión que quedarse levemente largos, por lo que el plan no es ambicioso, es racional para los desafíos de Chile.

Entrevista publicada en Diario Financiero

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Prensa

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin